mardi 17 novembre 2009

Nuestros predecesores

Hace un tiempo atrás, faenaba yo con el objetivo de mi cámara fotográfica, en un sitio de Santa Clara, cuando llegaron dos niños con su padre, y comenzaron a correr, a encaramarse y finalmente, a patear un balón contra el monumento. Yo, me pregunté de qué manera podía terminar mis fotos y convencer a los niños para que dejaran de golpear el monumento. Primero le pedí al padre que por favor, que si me ayudaba a controlar a los niños, yo podía terminar mi « trabajo », a lo que accedió gustosamente y además se interesó a la cámara, a las fotos, y con toda intención, dediqué tiempo a remarcar una pequeña tarja en la que podía leerse « Grupo de los Mil »
-qué significa « grupo de los mil », me preguntó, y aproveché para comentarle que era un comité de ciudadanos que buscaban la manera de salvaguardar la historia, de trasmitirnos la memoria, de cuidar lo que estaba hecho y de promover lo que no se tenía. Y sentí que algo lo había sensibilizado, por la manera en que le habló a los hijos, frente al busto del Apóstol.
Los saludé y dejé el Parque de los Mártires, cruzando la calle para andar Luis Estévez en dirección al parque (el Vidal, obviamente !) y seguir para mi casa.
Y como estoy convencido que el « Grupo de los Mil » no les dice nada a las actuales generaciones, e incluso a los contemporáneos conmigo, y hasta a gente mucho más cargada de años, aprovecho para recordar a ese grupo de vecinos santaclareños, que en enero de 1944 fundaron un comité con el propósito de ayudar a la comunidad, a través de obras de utilidad pública, inspirados en un ideal filantrópico por el bienestar social. Los iniciadores fueron el doctor Francisco González Cuesta y Gilberto Cardoso Garí.
En su labor ciudadana, el comité santaclareño se convirtió en una institución de reconocida importancia. Mucho antes de cumplir la primera década de creado, la ciudad se había beneficiado en obras por un monto de casi 42,000 pesos. Las inversiones contemplaban construcción de calles, erección y salvaguarda de monumentos, fachadas, y todo ello, empeñados en trasmitir la memoria a los que naceríamos años más tarde.
Si ve en algún sitio o monumento, la inscripción « Grupo de los Mil », recuerde que en la obra, está la huella del grupo ; o si el azar lo lleva a tropezarse en una puerta de calle, una inscripción « MIL-santa clara », es que en la vivienda vivía un miembro del comité.
Y como le debemos más que un instante de memoria, escribo el nombre de algunos de esos miembros del « Grupo de los Mil », que indiscutiblemente, fueron nuestros predecesores.
[Abelardo Gómez Gómez, Agustín Solís Niebla, Fausto Vilches de la Maza, Enrique Díaz Guzmán, Oscar Esparza Monteagudo, Dámaso Martín Morales, Enrique Figueroa Franqui, Juan Bautista de León, Francisco Navarro, Ciro Corcho, José Germán Ortega, Clemente García Cortina, José M. Ruíz Miyar, Clara García Domínguez, Dámaso Martín Méndez, Justino García Cortina, Fernando Ávalos, Angelina G., Feliciana Falcón, José Felipe Silva y Eusebia Ávalos] ©cAc

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire