lundi 12 octobre 2015

Puente “El Gallego” (II)


Treinta años después de haberse construido el puente sobre el Bélico donde terminaba la calle Calvario, la Isla se desempolvaba del yugo colonial español. Corría 1898. Las aguas del Bélico corrían presurosas buscando donde morir o compartir sus arrastres. La gente cruzaba el puente, y no precisamente “El Gallego”, cruzaban y lo siguieron cruzando hasta casi a finales de la década del veinte, cuando por necesidades de la ingeniería, el puente fue desmontado. El puente cumplía ese año 1928, sesenta años de erigido, y la población villaclareña lo llamaba por el nuevo nombre de la calle, Marta Abreu. Desde un año antes, ya habían comenzado los trabajos de la Carretera Central, larga de 1250 kilómetros entre La Habana y Santiago de Cuba, y que atravesaba Santa Clara desde el Oeste al Este. Y precisamente, la nueva obra vial estaba proyectada para que al acercarse al río Bélico, lo contornara y bifurcara hacia la derecha, y en esa curva se imbricarían la calle Marta Abreu, y la dicha carretera. Al ser la calle Marta Abreu una arteria de sentido único, del Parque hacia el río, con uno de sus estribos en parte de la calzada a construir, hubo de ejecutarse una obra de fábrica que permitiera enlazar la “calle – puente” con el carril en dirección a la capital, y al mismo tiempo, una salida hacia la izquierda para incorporarse al carril en dirección al Oriente. Notemos que en ese momento el tráfico automotor, y con ayuda de un agente de tráfico, doblar a la izquierda para incorporarse a la Carretera Central no era un problema. A veces me pregunto si en lugar de una salida de Marta Abreu a la carretera, el proyecto vial estaba concebido para incorporarse a Marta Abreu desde la carretera, sólo que el ancho no es el mismo en toda la extensión de la calle. Volvamos al puente. La obra de fábrica proyectada para este engarce de calle y carretera dio al traste con parte de la subestructura del puente construido en 1858, y con toda la superestructura, es decir, el tablero y la estructura portante.  Las barandas de El Gallego fueron demolidas y la nueva balaustrada fue concebida como las proyectadas para el resto de las obras de la Carretera Central. Igualmente hubo de trabajarse en la canalización del río, los tubos de desagüe y la red de alcantarillado. El puente sobre el Bélico, dejó de ser aquel que se construyera en 1858 y mantuvo el mismo nombre que la calle, Marta Abreu, en homenaje a la benefactora de la ciudad. ©cAc-2015
Detalle de las barandas del puente en consonancia con las fabricadas para la carretera Central.
La curva donde se insertó la calle Marta Abreu con la carretera Central, en la década de 1940.


La baranda del puente de la calle Marta Abreu y que hace la curva con la carretera Central.
Basurero vecinal entre el río y las casas que bordean la orilla derecha del Bélico, a las cuales se accede por Padre Chao. Foto tomada en el 2009.
En época de seca, el río Bélico es apenas un curso de agua sin profundidad del cual emergen todas las basuras que son botadas en sus orillas. Foto tomada en el 2011.
Viviendas miserables levantadas en la margen izquierda del río Bélico, y a las cuales se entra por la calle Real (General Gálvez). Foto tomada desde el puente de la calle Marta Abreu en el 2009. 

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire