jeudi 21 mars 2013

El Aula Magna del Instituto de Santa Clara (cont)




Detalles del recinto

El Aula Magna del Instituto está situada en la primera planta del edificio, y se accede a ella una vez dentro de la casa de estudios y por sendas escaleras que permiten, por la izquierda y por la derecha, subir a ese primer nivel del inmueble. El aula, y los dos locales que servían de anexo a la misma, ocupan toda la planta norte y a todo lo ancho de la fachada. Cada local anexo, -que no han sido devueltos al Aula Magna como originalmente fueran concebidos-, tiene entrada independiente por el corredor exterior del salón y ventana hacia la plaza. El Aula tiene siete puertas de tres paños cada una, que pueden abrirse enteramente, compuestas por 15 vidrios, 5 en cada paño, y tres superiores a manera de celosía y trabajada la carpintería. Tres puertas sirven de acceso al recinto, desde el corredor; tres dan al Parque Vidal, y éstas se convierten en balcón balaustrado al mismo nivel de la fachada pero protegidos por el soportal cuyas columnas tienen la altura de los dos niveles del inmueble; la séptima puerta está situada a la derecha del Aula, que es la parte trasera del salón y permite el acceso al anexo que está de ese lado. En la pared que da al poniente, hay dos puertas que dan al anexo de ese lado y que abren hacia el Aula. Ambas puertas tienen incorporadas en su parte superior, una especie de escudo, si consideramos los soportes, los lambrequines y la cimera, que componen el trabajo de ebanistería.  La parte inferior de los muros está enchapada en madera, incluyendo la plataforma de las doce columnas de fuste liso que decoran las paredes o intercaladas entre las puertas. Molduras, cornisas, frisos y capiteles hacen parte del ornamento de muros y techo, aún huérfano de sus lámparas originales. Tres frisos visten la pared situada detrás del estrado del Aula Magna. El principal representa al Apóstol José Martí, y los dos otros, al General Antonio Maceo y al Generalísimo Máximo Gómez, quienes formaron la trilogía patriótica más importante de la guerra por la independencia de Cuba del colonialismo español. Nótese que el friso principal está coronado por un escudo en cuyo medallón rojo aparece la estrella, alusión a la bandera cubana. El mobiliario de Aula Magna se compone de una tribuna sobre un estrado ligeramente elevado, con tres sillas de respaldo alto, de las cuales una que puede entenderse propia a quien preside la solemnidad del recinto, un poco más elevada. Próximas al estrado, reservadas a personalidades e invitados, ocho butacas con respaldar de pajilla se sitúan de perfil a la tribuna. El podio y las ochos butacas están separados de la sillería del público, - un total de sesenta y cuatro butacas-, por dos barandillas que llevan en cada extremo un soporte cuyo conjunto hace de puerta separadora. El mobiliario del Aula Magna, fue diseñado por una especialista en restauración, la arquitecta Yiset Betancourt, que estudió las piezas originales siguiendo fotos de época. La fabricación estuvo a cargo de un carpintero ebanista de la ciudad de Placetas. Leídos estos detalles, les presento algunas fotos del Aula Magna restaurada. Estoy convencido que el cuidado y conservación de la misma está en buenas manos. ©cAc-2013





Arq. Yiset Betancourt C.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire